Libros


Desde el inicio de la humanidad, siempre existió el objetivo del ser humano de transmitir algo, ya sea emociones, pensamientos, experiencias, etc. Existieron las imágenes rupestres como prueba del afán de comunicación que existió. Con la aparición de la escritura, se usaron símbolos para transmitir mensajes, como en el caso de Egipto los jeroglíficos.


Desde el inicio de la humanidad, siempre existió el objetivo del ser humano de transmitir algo, ya sea emociones, pensamientos, experiencias, etc. Existieron las imágenes rupestres como prueba del afán de comunicación que existió. Con la aparición de la escritura, se usaron símbolos para transmitir mensajes, como en el caso de Egipto los jeroglíficos.

En la antigüedad comenzaron ha escribirse libros, que en aquellas épocas eran escritos a mano, y guardados en grandes bibliotecas como como las de Pérgamo, Alejandría o Bizancio. Estas bibliotecas solo tenían acceso la gente erudita o muy rica. Con el paso del tiempo y las muchas guerras que existieron no sobrevivió ninguna de estas bibliotecas, pero se siguió creando nuevos libros a mano, ya en la época del medioevo existían tantos libros que fue necesario clasificarlos.

coleccion de libros

Con la llegada de la imprenta inventada por Gutemberg en 1450 usando tipos (letras) movibles, el primer libro impreso con esta modalidad fue la Biblia en 1455 por el mismo Gutemberg. A medida que transcurrieron los años y siendo más fácil contar con libros la cultura fue llegando a todas partes del mundo, y los libros llegaron a cada vez más hogares.


Un coleccionista de libros, tiene por tanto una amplia gama para elegir como coleccionarlos, puede hacerlo por temas, es decir, coleccionar solo libros de Arquitectura, Historia, Ciencias, etc. Por autor, por ejemplo libros de Alejandro Dumas, Julio Verne, George H. Wells, J.R.R. Tolkien, etc. Podría dedicarse a coleccionar libros de viajes, sobre música, libros antiguos, enciclopedias temáticas, grandes colecciones mundiales, e infinidad de temas. Algunos coleccionistas famosos al fallecer donaron sus libros a museos o bibliotecas ayudando a difundir la cultura.

Un coleccionista de libros, tiene por tanto una amplia gama para elegir como coleccionarlos, puede hacerlo por temas, es decir, coleccionar solo libros de Arquitectura, Historia, Ciencias, etc. Por autor, por ejemplo libros de Alejandro Dumas, Julio Verne, George H. Wells, J.R.R. Tolkien, etc. Podría dedicarse a coleccionar libros de viajes, sobre música, libros antiguos, enciclopedias temáticas, grandes colecciones mundiales, e infinidad de temas. Algunos coleccionistas famosos al fallecer donaron sus libros a museos o bibliotecas ayudando a difundir la cultura.