Películas y series


Desde el inicio del cine cuando los hermanos Lumiere proyectaron públicamente la salida de obreros de una fábrica francesa en Lyon, la demolición de un muro, la llegada de un tren y un barco saliendo en diciembre de 1895, el cine a cautivado a todo el mundo. Se han filmado millones de películas y emocionado a generaciones.

 


Años más tarde, hizo su aparición la televisión siendo sus primeras emisiones publicas las de la BBC en Inglaterra en 1927; y la CBS y NBC en Estados Unidos en 1930. En ambos casos se utilizaron sistemas mecánicos y los programas no se emitían con un horario regular. Cuando la televisión empezó a crecer se creo una alternativa para no solo transmitir aquellas películas que antes solo se podían ver en pantalla gigante, si no también tener sus propios programas que fueron la evolución de los que antes se transmitían por radio, es cuando nacen los programas de noticias, series, miniseries, novelas, etc.


Y como en todo, aparecieron los coleccionistas. Los primeros coleccionistas gastaban miles (e inclusive millones) en comprar recuerdos de las películas, vestuarios, inclusive el celuloide. Con la invención de las grabadoras, algunos comenzaron a grabar el audio de sus programas. Las empresas editoriales empezaron a vender libros sobre series y películas, ya sean novelizaciones o detalles sobre la producción de los mismos. En los años 70 aparecieron el Betamax y VHS. Durante estos años los televidentes tuvieron por primera vez la posibilidad de no solo verlo en directo por la televisión, ahora podía grabar su programa favorito y verlo para después, siendo este el inicio de un tipo de coleccionismo orientado directamente para el programa que era favorito del televidente. Posteriormente con el auge del VHS las grandes compañías comenzaron a vender sus películas de cine, series y miniseries, etc. con una calidad (y sin comerciales) superior a tener los mismos programas grabados por uno mismo.

Con la llegada del DVD y posteriormente el Blu Ray (y el laser disc que no fue tan popular a nivel mundial) la venta no se desapareció si no se incremento. Y las colecciones también. Una misma película puede ser vendida como versión de cine, versión extendida, versión del director. Por ejemplo Blade Runner tiene cinco versiones The Final Cut (la versión final), Original Theatril Cut. (versión original de cine), International Theatril cut (versión de cine del extranjero), Director's cut (versión del director) y The Rare Workprint Feature version (la versión prototipo mostrada en las presentaciones a la audiencia antes del estreno).


Para los interesados, esta es la versión en Blu Ray con las cinco películas de Blade Runner que hago referencia, viene con un librito con fotos de detrás de cámara (ya me lo compre) tiene subtítulos en español.

Pero los coleccionistas no solamente queremos las películas o series para volverlas a ver, si no todo lo asociado a ellas, desde albums, juguetes, tarjetas, juegos de video, libros, etc.


Estas colecciones nos alegran la vida, nos hacen sentir más cerca de estas producciones que tantas alegrías nos ofrecen.